sábado, 26 de junio de 2010

SILENCIO


Vivir inmersa en este profundo silencio es terrible. No sé que ha podido ser de mi vida. No recuerdo nada de lo que pasó anoche, salvo que salí de fiesta con unos amigos.
Busco en el bolso la cámara de fotos, posiblemente mi bien más preciado en este momento. Hay muchas fotos, y yo aparezco en muchas de ellas bajo los efectos del alcohol, con unos chicos que no conozco de nada y una pinta horrorosa.
Me avergüenzo de todas ellas, pero especialmente me llama la atención la número 23. En el primer plano, dos personas dándose un beso. Empiezo a recordar pequeños detalles de la noche, y me acuerdo de ese beso, pero no consigo recordar si ese beso fue un simple rollo de una noche o fue algo más.
Intento localizarlo, pero tiene el teléfono apagado. Necesito una respuesta. No puedo seguir sumergida en el silencio sin saber qué hacer o qué decir. No puedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario