domingo, 27 de junio de 2010

NIÑEZ


Domingo por la mañana. Hoy toca ir a casa de la abuela.Después de comer, curioseo entre unas cajas estampadas con diversos dibujos.

Miro todas y cada una de las fotografías que hay dentro, ordenadas por fechas.Ahí hay de todo, fotos de los abuelos cuando todavía eran jóvenes, su boda, todos los viajes que han hecho juntos...

Cambio de fecha, buscando un año en particular. 1940. El año en el que nací. En todas aparezco yo, en el hospital,en casa, en la bañera, en la cuna durmiendo, en la guardería, el primer día de colegio, mis cumpleaños...me emociono.Una pequeña e irrefrenable lágrima cae desde el rabillo del ojo, resbalando por las mejillas hasta el mentón, donde frena en seco y cae sobre mi camiseta nueva de Pepe Jeans.


Está claro. Nunca sabemos lo que tenemos, hasta que lo perdemos.Muchas veces me gustaría volver a la niñez, a esa época en la que la máxima preocupación era rezar para que no lloviera y pudieras salir a jugar con tus amigos.Esa etapa en la que la vida no tiene complicaciones, ésa en la que tus padres te miman más de la cuenta y todo el mundo se porta bien contigo.Y luego, cuando creces, lo único que queda de todo eso, es la típica frase: "Qué tiempos aquellos..."

No hay comentarios:

Publicar un comentario