martes, 22 de junio de 2010

MI SUEÑO


Lo sabía.

Sabía que ese día iba a llegar. Tarde o temprano pero llegaría, el momento en el que me haría esa pregunta que tanto rondaba en mi interior. Y efectivamente, llegó.

Por supuesto, fue por parte de mi madre, que siempre se escondía detrás de la puerta de mi habitación para oírme cantar. Sabía que lo hacía bien, pero ella siempre pensó que yo lo hacía por diversión, como el que canta en la ducha o mientras haces footing, pero no era así. No lo hacía por diversión.

Lo hacía porque me gustaba, entre otras cosas, la música es mi medicina, lo que me mantiene viva. Es especial; pero seguro que otras personas no me entenderían, aunque con entenderme yo misma me vale.

Ser cantante es mi gran sueño, el sueño de toda la vida.

Desde que nací he estado cantando. En todos los vídeos familiares que hay por casa aparezco cantando con una guitarra de juguete y un micrófono de papel.

En este momento resulta divertido, pero es algo más, es mi destino.

Tampoco estoy muy segura, porque siempre he sido bastante tímida y no me veo encima de un escenario ni cantando delante de un montón de gente.

Pero también estoy viendo que, a medida que pasa el tiempo, esta vergüenza va desapareciendo, por eso el sueño no desaparece, está patente dentro de mí, y yo sólo deseo que algún día mi timidez desaparezca por completo y mi sueño se haga realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario