miércoles, 23 de junio de 2010

ESPERANDO


Hoy, hace tres meses que no tengo noticias tuyas, y las únicas que llegan sólo son falsos rumores que no me interesan lo más mínimo.
Me paso el día entero al lado del teléfono y del móvil, conectada al Facebook y al Messenger esperando una llamada, un mensaje que no llega.
No paro de mirar el reloj. La espera se me está haciendo eterna. Tengo ganas de llorar, tengo ganas de verte, de olerte, de tocarte y de quererte como antes.
Pero a medida que van pasando las horas, me doy cuenta de que las cosas están cambiando desde que desapareciste, y que nunca nada podrá volver a ser como antes; pero por encima de todas esas cosas, te sigo queriendo como el primer día, y eso es lo que más me importa en este momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario