domingo, 27 de junio de 2010

BESOS


Los besos son especiales, únicos y mágicos, como los imanes, porque atraen a las personas.
Un beso no implica únicamente el contacto físico, un beso es algo más, la interacción mutua de las dos personas, una singular obra teatral en la que ambos protagonistas expresan sus múltiples deseos el uno por el otro: pasión,
sexo, amor...
Ese momento en el que los labios se tocan, que te hace sentir mariposas en el estómago, cuando se entreabren para dejar paso a algo más, cuando ambas lenguas se unen y empiezan su mágico juego, contoneándose alegremente.
Después, inconformista, buscas más y más, un boom de sensaciones, o quizá quedarte así, en ese momento tan perfecto y natural como la vida misma.
Y quién sabe si eso será tan sólo un simple beso o el comienzo de una historia feliz.

NIÑEZ


Domingo por la mañana. Hoy toca ir a casa de la abuela.Después de comer, curioseo entre unas cajas estampadas con diversos dibujos.

Miro todas y cada una de las fotografías que hay dentro, ordenadas por fechas.Ahí hay de todo, fotos de los abuelos cuando todavía eran jóvenes, su boda, todos los viajes que han hecho juntos...

Cambio de fecha, buscando un año en particular. 1940. El año en el que nací. En todas aparezco yo, en el hospital,en casa, en la bañera, en la cuna durmiendo, en la guardería, el primer día de colegio, mis cumpleaños...me emociono.Una pequeña e irrefrenable lágrima cae desde el rabillo del ojo, resbalando por las mejillas hasta el mentón, donde frena en seco y cae sobre mi camiseta nueva de Pepe Jeans.


Está claro. Nunca sabemos lo que tenemos, hasta que lo perdemos.Muchas veces me gustaría volver a la niñez, a esa época en la que la máxima preocupación era rezar para que no lloviera y pudieras salir a jugar con tus amigos.Esa etapa en la que la vida no tiene complicaciones, ésa en la que tus padres te miman más de la cuenta y todo el mundo se porta bien contigo.Y luego, cuando creces, lo único que queda de todo eso, es la típica frase: "Qué tiempos aquellos..."

sábado, 26 de junio de 2010

SILENCIO


Vivir inmersa en este profundo silencio es terrible. No sé que ha podido ser de mi vida. No recuerdo nada de lo que pasó anoche, salvo que salí de fiesta con unos amigos.
Busco en el bolso la cámara de fotos, posiblemente mi bien más preciado en este momento. Hay muchas fotos, y yo aparezco en muchas de ellas bajo los efectos del alcohol, con unos chicos que no conozco de nada y una pinta horrorosa.
Me avergüenzo de todas ellas, pero especialmente me llama la atención la número 23. En el primer plano, dos personas dándose un beso. Empiezo a recordar pequeños detalles de la noche, y me acuerdo de ese beso, pero no consigo recordar si ese beso fue un simple rollo de una noche o fue algo más.
Intento localizarlo, pero tiene el teléfono apagado. Necesito una respuesta. No puedo seguir sumergida en el silencio sin saber qué hacer o qué decir. No puedo.

miércoles, 23 de junio de 2010

ESPERANDO


Hoy, hace tres meses que no tengo noticias tuyas, y las únicas que llegan sólo son falsos rumores que no me interesan lo más mínimo.
Me paso el día entero al lado del teléfono y del móvil, conectada al Facebook y al Messenger esperando una llamada, un mensaje que no llega.
No paro de mirar el reloj. La espera se me está haciendo eterna. Tengo ganas de llorar, tengo ganas de verte, de olerte, de tocarte y de quererte como antes.
Pero a medida que van pasando las horas, me doy cuenta de que las cosas están cambiando desde que desapareciste, y que nunca nada podrá volver a ser como antes; pero por encima de todas esas cosas, te sigo queriendo como el primer día, y eso es lo que más me importa en este momento.

martes, 22 de junio de 2010

CARTA A UNA AMIGA


Querida amiga:

A día de hoy, todavía no sé tu nombre, ni tus apellidos. Tampoco sé dónde vives, cómo se llaman tus padres ni si tienes hermanos o mascotas.

Tampoco sé cómo eres tú, si prefieres AC/DC o a los Jonas Brothers, si te gusta comer en el McDonald's o te decantas por la dieta mediterránea.

Tampoco sé de dónde vienes, si eres de aquí o de algún país extranjero, como tampoco sé si tienes teléfono, por lo tanto, sólo puedo comunicarme contigo mediante cartas sin destinatario alguno indicado en el sobre.

Lo único que sé de ti a estas alturas es que vienes de visita por aquí una vez al mes más o menos, aunque hay veces que no vuelves durante algunos meses. También sé que tus visitas causan frecuentes molestias, y que como por costumbre, siempre traes contigo regalos envueltos en papel de color rojo.

Y por último, sé que cuando tu visita se retrasa unos días, causas una gran preocupación entre las personas que convivimos contigo y cuando no vienes durante unos meses, sabemos que pronto volverás acompañada de una nueva vida.

Gracias querida regla, por estar siempre ahí. ;)

FLASH


Dicen, que en los momentos en los que tu vida pende de un hilo, ves pasar todos tus recuerdos en una especie de flash, reviviendo todos los momentos que han marcado tu vida.

Después de eso, tienes dos opciones, en las que la elección de una de ellas no viene dada por tu subconsciente, sino por el azar, también conocido como "suerte".

En mi opinión, una de las opciones es buena, y la otra es mala, aunque en este aspecto cada uno puede verlo a su manera, ya que es algo totalmente subjetivo.

Y las opciones que nos ofrece son ni más ni menos que una decisión importante, vivir o morir.

En esta decisión, el azar tiene libertad para jugar con todas las cuerdas que te mantienen vivo, de cortarlas o de unirlas mediante fuertes lazos.

Pero cuando lleve a cabo una de estas dos acciones, sólo habrá una respuesta en tu organismo, en la que muchas veces la presencia de terceros puede ser de gran ayuda: un rescate, la policía, los bomberos, un precipicio, un accidente, una pistola, un asesino...

Y muchas veces, el sonido de un arma puede acabar con todo...PUM.

MI SUEÑO


Lo sabía.

Sabía que ese día iba a llegar. Tarde o temprano pero llegaría, el momento en el que me haría esa pregunta que tanto rondaba en mi interior. Y efectivamente, llegó.

Por supuesto, fue por parte de mi madre, que siempre se escondía detrás de la puerta de mi habitación para oírme cantar. Sabía que lo hacía bien, pero ella siempre pensó que yo lo hacía por diversión, como el que canta en la ducha o mientras haces footing, pero no era así. No lo hacía por diversión.

Lo hacía porque me gustaba, entre otras cosas, la música es mi medicina, lo que me mantiene viva. Es especial; pero seguro que otras personas no me entenderían, aunque con entenderme yo misma me vale.

Ser cantante es mi gran sueño, el sueño de toda la vida.

Desde que nací he estado cantando. En todos los vídeos familiares que hay por casa aparezco cantando con una guitarra de juguete y un micrófono de papel.

En este momento resulta divertido, pero es algo más, es mi destino.

Tampoco estoy muy segura, porque siempre he sido bastante tímida y no me veo encima de un escenario ni cantando delante de un montón de gente.

Pero también estoy viendo que, a medida que pasa el tiempo, esta vergüenza va desapareciendo, por eso el sueño no desaparece, está patente dentro de mí, y yo sólo deseo que algún día mi timidez desaparezca por completo y mi sueño se haga realidad.

VERANO


¿Qué es lo que tiene el verano que a todos nos encanta?Una vez leí que cuando empieza a llegar el calor y los días soleados, la felicidad de las personas crece, y es verdad.
Llegan los últimos días de mayo, y el ambiente es totalmente veraniego, son las 21:00 h, vuelves a casa andando, sonriente, después de una tarde de risas y diversión con tus amigas; y ves a la gente en la calle, disfrutando de esos últimos rayos de sol.
En la terraza de un bar, dos amigos hablan de un próximo viaje mientras disfrutan a pequeños sorbos unas cervezas Coronita.
En la mesa de al lado, cuatro chicas de unos 19 años organizan una fiesta, anotando lugares interesantes en sus Blackberry y tomándose unos granizados.
Sigues andando, fijándote en los variados estilismos que viste la gente. Las gafas de sol no le faltan a casi ninguno, y hay para todos los gustos: Carrera, Ray Ban, Dolce & Gabanna, Chanel...
Los niños, cargados en su totalidad con el equipamiento básico del bañista (toalla, bañador, gafas de buceo, flotadores, chanclas, aletas y diversos juguetes) corren impacientes hacia las piscinas, recién llenadas y abiertas, para pasar un buen rato hasta que sus padres los vayan a buscar para cenar.
Y los más mayores, los ancianos, dan paseos por las calles, se sientan en los bancos de las plazas y dan de comer la punta del pan a los pajarillos, hablan con los jóvenes sobre lo dura que fue la mili, o simplemente, juegan a las cartas en el bar.
Y cuando veo estas escenas, acompañadas por una ligera brisa y los últimos rayos de sol, me viene a la cabeza una canción de Juan Magan que decía así: Verano, el verano es azul.

DESPERTAR


Bip-bip-bip. El despertador. Otro día más, quien sabe si será feliz, triste, soleado o lluvioso, de momento no lo sé. Y para saberlo, solo puedo hacer una cosa, despertarme.Abro los ojos tranquilamente mientras me voy incorporando, utilizando las manos para quitarme todas las legañas que adornan mis pestañas.
Me veo reflejada en el espejo rectangular de la pared. Tengo una pinta horrorosa, despeinada a lo loco, con cara de sueño, ojeras y legañas. Me río de lo fea que estoy así.
Miro hacia la ventana. Un pequeño haz de luz entra por el hueco de una persiana que no se bajó en su totalidad ayer por la noche.Y así, de repente, sin más, alegría. Ganas de pisar con fuerza y disfrutar de un nuevo día repleto de emociones.Me viene a la mente una canción infantil, hakuna matata, de la película de El rey león, que me marcó desde muy chiquitita.
Y con esa alegría en el cuerpo y hakuna matata en la mente, comienza uno de los días más felices de mi vida. Aunque en este momento no tengo ni idea de qué puede pasar.

MIRADAS


En el mundo hay muchos tipos de miradas. Hay miradas sensuales, hay miradas matadoras, y otras que lo dicen todo...Y se pueden considerar afortunados todos aquellos que saben interpretar las miradas de las personas, descubriendo sin permiso algunos de los secretos que se esconden tras sus ojos. Sí, yo me puedo considerar afortunada, ya que en todo el tiempo que llevo contigo he descubierto un mundo nuevo:tus ojos.Tus ojos marrones, perdidos en una mirada oscura, esa que le da a tu rostro el punto de interés.
Ahora, después de 1 año 3 meses y 10 días a tu lado, sé lo que quieres decirme con sólo mirarme.Puedo interpretar tu mirada, amor.Y soy feliz de poder hacerlo, porque sé que tu también puedes interpretar la mía, y que podemos comunicarnos sin palabras. Me parece fantástico,cariño.

CAPULLO



-Gracias.

-¿Gracias por qué?

-Por haberme roto el corazón.

-¿Y por eso me das las gracias? ¡Estás loca!

-Sí, te doy las gracias. Porque si no me hubieras roto el corazón a tiempo, seguiría enamorada como una tonta de ti, con una venda en los ojos, creyéndome todas tus mentiras, haciéndote pasar por una buena persona que me hizo creer que me quería cuando en realidad no era así, porque estás enamorado de otra y eso se sabe.Y te lo vuelvo a repetir, gracias por romperme el corazón a tiempo y haber cortado de raíz mis ilusiones y planes a tu lado, porque si no lo hubieras hecho, hoy seguiría colgada de un capullo como tú.

UN DÍA PERFECTO


¿Conoces esa sensación? Sí, la conoces.Esa sensación de sentirte liberada, en la que nada te importa más que disfrutar, divertirte.Te sientes feliz. Increíblemente feliz. Te levantas de la cama con alegría, acompañada de los primeros rayos de sol que te sonríen y endulzan aún más la mañana.
Todo tiene mejor pinta hoy. El espejo no deja de decirte lo increíblemente guapa que estás. Ese desayuno que otros días parece monótono y aburrido se convierte en una explosión de sabor y colores. La mochila parece pesar menos de lo habitual.
Vas caminando hacia el instituto sonriente, transmitiendo ese pequeño gesto a los transeúntes que, como tú, se dirigen a sus respectivos trabajos o colegios.Te sientes muy segura de tí misma. Tu cabello ondea al son de la breve brisa que adorna ese día soleado. Te encuentras con tus amigas. Te ríes, bromeas, recuerdas tiempos pasados, imaginas...y de repente caes en la cuenta de lo que está pasando.Lo sabes.Sí, es eso. Uno de esos días que no se parecen en nada a los de siempre. Un día perfecto.